08 febrero 2015

GORDIBUENAS, CHICAS XL Y SUS CIRCUNSTANCIAS

Cada vez leo y veo mas cosas referentes a las chicas "curvys", "gordibuenas"... vamos, jamonas, rellenitas o gordas de toda la vida.
Me parece bien que cada vez haya menos complejos, pero no hay que estar sacando las uñas todo el rato ni idolatrando un físico, sea cual sea, ni ahogando nuestra autoestima. Cada uno es libre en sus gustos y en su forma de vivir o de ser...

Se dice que las gorditas no están buenas pero son simpáticas, las delgaditas guapas pero estúpidas... Que las delgadas comen sano y se cuidan y las gordas comen "como cerdas" en el sofá... ¡Vaya forma de etiquetar! Hay de todo, también existen gordas estúpidas, guapas majísimas... delgadas que comen "como cerdas" y ni se mueven, gordas que se cuidan y comen sano...
 En mi humilde opinión, hay que abrir más la mente y dar oportunidades-conocer a las personas antes de suponer, juzgar, encasillar... incluso a uno mismo (a veces somos nuestros peores críticos). Cómo se piense y cómo se trate a los demás, dice mucho de tu persona.

También se comenta que las chicas con curvas, rellenitas, etc, son las mujeres "reales". ¿Quién se ha inventado esto? Mujeres reales somos todas, tal cuál sea nuestro cuerpo. Cierto es que en cuanto a "publicidad" y "estereotipos", raro es que aparezcan chicas con mas de una 38, y REALMENTE, hay MUCHÍSIMAS mujeres con mas de una 40, 42, 44, etc.  pero no se las da tanto protagonismo. Con menos superficialidad, esto no sería ni tema de conversación. Para dar importancia o valor a estos físicos, no es necesario desprestigiar a los delgados y viceversa, esto es ridículo. Sospecho que hay que trabajar más las mentes, que los cuerpos...

Yo he estado delgada y ahora estoy rellenita, y sigo siendo la misma persona. Me siento bien, guapa y en muchas ocasiones sexy. Quién no me vea así, no es de mi incumbencia. No defiendo la obesidad, ni una mala salud. Pretendo estar a gusto con mi cuerpo y mi vitalidad, y no convencer al que me mira para que le guste. Esto no significa que siempre (desde que engordé) haya pensado así, pero he aprendido y me va muy bien. Todo va ligado a la actitud. Todos queremos ser bien valorados, que nos quieran o gustar, pero ¿qué importancia tenemos que dar a personas que tienen mala fe u opiniones negativas hacia nosotros? Ya te lo digo yo: NINGUNA. Preocúpate de sentirte bien tú y de gustarte a ti. Vale y seduce más alguien seguro, feliz y alegre que alguien cabizbajo, inseguro, con poca personalidad. Tenga el cuerpo que tenga.



Amigas gorditas (sobretodo vosotras) y amigas delgaditas: no estéis a la defensiva. Dejad que cada uno opine lo que quiera, pueden hacerlo, aunque no estéis de acuerdo. No hagáis de su problema, vuestra preocupación.  Procurad no darles poder para que os ofendan, ya sabéis, no lo hace quien quiere, sino quien puede. Si estáis satisfechas con vosotras mismas, no os hará falta decir todo lo bueno que tenéis, que sois, lo que valéis... Ni tampoco necesitareis acudir al insulto ni a la descalificación cuando alguien "ataca" vuestro cuerpo. Si aún no estáis conformes, invertir vuestro tiempo en ello, y no lo malgastéis en preocuparos por la opinión de los demás. Ese es el problema.

"DON´T   WORRY   BE    HAPPY" 
"HAKUNA    MATATA"

0 comentarios:

Publicar un comentario